Ficha descriptiva

Hotel Ramada Encore Guadalajara

Ubicación:
Se encuentra en la avenida López Mateos Sur # 1710, en el municipio Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, México dentro de la plaza comercial “La Gourmetería”

Descripción general:
Es un predio de 9747.33 m2 de construcción, incluyendo los sótanos. Es un Hotel ejecutivo de 7 niveles con 135 habitaciones de las cuales 38 son habitaciones sencillas con cama queen size, 2 habitaciones accesibles con cama queen size, 90 habitaciones dobles con camas matrimoniales, 5 master suites con camas King Size, en los dos últimos niveles las suites cuentan con tina de hidromasaje.

El hotel incluye un gimnasio para huéspedes con equipos lifefitness y capacidad para 12 personas,  estacionamiento subterráneo en dos niveles integrado al estacionamiento de “La Gourmetería), un Restaurante – Bar, terraza con acceso a “La Gourmetería”, un área de juegos (mesa de billar, air hockey y futbolito), área de estar, Business Center con conexión wi-fi, equipado con computadoras y estaciones de trabajo, salas de juntas equipadas con sonido, conexión wi-fi y equipos de proyección con capacidad para 8 - 14 personas.

El hotel cuenta con un salón para eventos de una superficie de 300m2, los muros son moviles para dividir el área hasta en seis salones con capacidades desde 20 hasta 280 personas, todos equipados con sonido, conexión wi-fi, a nivel  se encuentra una terraza de 240m2 .

Descripción del Hotel Ramada Encore.
Coherente con la marca Ramada Encore se busca una arquitectura contemporánea, sencilla y de fácil lectura, con una fachada de volúmenes muy nítidos y definidos donde se intercalan como materiales principales, a la vista el cristal, sobre todo en las zonas públicas del hotel y en un gran vacío que se encuentra en todos los pisos del hotel y se cierra hasta el límite superior del edificio, el enjarre apalillado en fino pintado de color blanco, y el recubrimiento de láminas fenólicas en dos diferentes colores rojos y en la zona de “The Hub” un enjarre que aparenta en textura y color al concreto.

El primer piso se destina al lobby, salas de juntas y zona de restaurante donde se colocaron juegos de mesa como futbolito y hockey, el segundo nivel aloja salones para eventos y gimnasio; y los pisos subsecuentes, las habitaciones (130 ejecutivas y cinco suites).

El edificio, además del gran muro de fachada cuenta con un recubrimiento de madera prensada en rojo vivo sobre un amplio tramo en cemento pulido, es una caja luminosa que en sí es “una claraboya a séptima altura”.

Las suites del hotel, las ejecutivas y las relax, son las que gozan de la iluminación proveniente de la caja de luz. El diálogo entre los diferentes materiales le otorga una personalidad fresca a la arquitectura exterior del edificio. El Fundermax (material de madera prensada) dio la posibilidad de poner el rojo, que es el color oficial o distintivo de la marca, de tal manera que al incluir una caja de luz, se coloca una caja de color rojo y el espacio sobrante es lo que termina de construir el espacio.

Las ventanas,  por su parte, cobran un papel prácticamente vivo en este proyecto. Están desfasadas en la habitación, no van en el mismo lugar siempre. Unas se alinean a la izquierda y otras a la derecha, es un juego muy sencillo de tal manera que las ventanas no siempre quedan centradas. Y de igual forma en su lado exterior, algunas cuentan con parasol y otras no. La intención es quitarle lo rígido de las líneas verticales y horizontales.

El monero Jis (José Ignacio Solórzano) realizó cerca de 150 dibujos para el hotel. Colocados principalmente en el lobby de la primera planta, las salidas de elevadores de los siete pisos, los muros en los pasillos (en donde no hay plafones y las instalaciones quedan al descubierto) y en versiones más sencillas, en todas y cada una de las habitaciones, estas caricaturas son un valor agregado que le da una personalidad innovadora al hotel. Personajes durmiendo sobre una nube, flores acostadas en la cama, mariposas que van de un sueño al otro y una amplia gama de escenas oníricas, están colocadas con vinil blanco sobre paredes pintadas de gris o rojo oscuro, o bien, en vinil negro cuando la pintura de la superficie es blanca.

Nunca se busco la típica caricatura con globos de texto, más bien algo que fuera lúdico, pero también artístico con un alto contenido estético.