Programas sustentables para Zonas Indígenas.
Presentación de dos proyectos partcipativos de vivienda en México.

Presentado en el foro
“Programa de vivienda sostenible para indígenas” dentro del I CONGRESO INTERNACIONAL: LA VIVIENDA DEL FUTURO. Valencia,
España. 1-3 diciembre 2000

Y publicado
PROGRAMAS SUSTENTABLES PARA ZONAS INDÍGENAS. PRESENTACIÓN DE DOS PROYECTOS PARTCIPATIVOS DE VIVIENDA EN MÉXICO. En el libro DESARROLLO SOSTENIBLE Y AGENDA 21 LOCAL. Practicas metodología y teoría. Francisco Javier Garrido (coordinador) Construyendo ciudadanía /8. IEPALA editorial / CIMAS.
Madrid 2005

descargar Descargar texto

Programas sustentables para Zonas Indígenas.
Presentación de dos proyectos partcipativos de vivienda en México

1. CONTEXTO BÁSICO:
México es un país extraño y fantástico, tanto que se dice de él que si no existiera, Kafka lo hubiera inventado. Es el cuarto lugar mundial de millonarios y el 40% de su población vive en extrema pobreza. Con sus casi cien millones de habitantes posee aproximadamente 10 millones de indígenas que hablan 62 diferentes lenguas vivas, lo que lo sitúa como el segundo lugar en diversidad cultural después de la India. La mayoría de estos indígenas no tienen cabida en el proyecto de país que se ha venido fraguando desde cuando menos la época independiente y viven en condiciones de pobreza extrema. Son la parte mas clara y a la vez menos visible de un esquema modernizador, que como en tantos otros países, ha fracasado. Con el levantamiento armado del EZLN en enero de 1994 los indígenas ganan un cierto protagonismo y le recuerdan al país que existen, que ese 10 % de su población estaba fuera del imaginario mexicano. “Nunca más un México sin nosotros”, nos dicen desde la distancia de 500 años de abandono e injusticia.

2. NUESTRA PLATAFORMA DE TRABAJO:
EL TALLER DE ARQUITECTURA ALTERNATIVA DE OCCIDENTE:

El Taller de Arquitectura Alternativa de Occidente A.C. (TAAO) es una organización multidisciplinar de la sociedad civil dedicada a los siguientes objetivos:

La concepción que tenemos sobre nuestro trabajo es:

3. EL ARQUITECTO ES UN IDEÓLOGO DEL ESPACIO:
POSTURA TEÓRICO CONCEPTUAL:

Debemos partir del principio de que todo hacer, y más el hacer arquitectónico está cargado de ideología, de una visión y una opción por un determinado conjunto de valores y de apuestas de vida y es imprescindible tenerlos claros, más aun si nuestro trabajo está dirigido a grupos humanos con valores y cosmovisiones tan distintas a la nuestra.

El arquitecto, como el poder, o quizá porque el arquitecto se sabe parte del poder, es autoreferencial, es sordo. Trabaja desde la percepción de que su mundo debe ser el mundo para todos y cuando pregunta y cuando investiga y cuando quiere escuchar a la gente se oye a sí mismo, se reafirma. Lo que le es dicho solo lo escucha si empata con sus referentes, si coincide con lo que el ya sabía.

“Los modernos producen un único gran monólogo, un discurso cerrado al diálogo, al otro, a la diferencia, reconociendo una sola y monolítica racionalidad, la propia” D. Najmanovich (1995). Y no es que el arquitecto moderno sea un perverso, o alguien que actúe de mala fe, es simplemente que cree estar haciendo lo correcto, que piensa que es capaz de obtener los datos necesarios para entender e interpretar en términos de espacio un contexto y a sus habitantes. El arquitecto moderno intenta justificar sus acciones desde la objetividad, desde el Programa Arquitectónico, cree en la objetividad como el terreno fértil desde el que nacen sus ideas, cultiva esta objetividad y convierte al sujeto en objeto, y este sujeto objetivizado solo le aporta datos, cifras y números que al arquitecto le son suficientes para el desarrollo de sus proyectos. Hace propuestas objetivas para sujetos subjetivos, contradictorios, cambiantes. Olvida que solo los objetos pueden ser objetivos y que por ende los sujetos siempre seremos subjetivos y ve en la subjetividad y la contradicción un erial, un territorio inhóspito del cual se aleja atemorizado; lo desdeña. Y desdeña entonces la riqueza que da el estar vivos e interactuar con sujetos del todo escurridizos, ingraficables, incomprensibles.

La arquitectura actual, como tantos otros productos del quehacer humano, se ha consumado en el consumo, aquí ha encontrado ahora su razón de ser, su existencia esta determinada, y configurada por la fuerza del consumo y el mercado. Pero al consumarse en el consumo también se ha consumido. Se agoto su esencia y ahora tenemos por arquitectura unos absurdos escaparates al ego, al poder, al sin sentido. Los arquitectos hemos sido, desde nuestro atalaya, desde nuestra incapacidad por dar respuestas espaciales adecuadas a los sujetos, cuando menos cómplices. Hemos favorecido el crecimiento de las desigualdades, hemos contribuido a la homogeneización de la cultura y sus manifestaciones dejando morir entre nuestras manos creadoras la diferencia, las particularidades que nos definen y definían nuestra arquitectura, hemos adoptado modelos que suponíamos modernos y que nos han alejado de un conocimiento que nos pertenece y que desdeñamos por considerarlo propio de una imagen superada de nuestra concepción de humanos.

Para seguir leyendo descarge el documento